ENSAYO SOBRE TRABAJO INFANTIL

 

POR:

 

MULTICLASES.COM.CO

Colombia

 

Ir a la página de Inicio de Multiclases.com.co

 

INTRODUCCIÓN

 

El  aumento de los casos sobre trabajo infantil es bastante considerable en el mundo, por lo cual  instancias jurídicas internacionales y  gobiernos de  naciones se han dado a la tarea de hacerle frente a este fenómeno, dictaminando leyes jurídicas en defensa de los derechos de la infancia y en contra de las peores formas de  explotación laboral infantil.

Es necesario conocer entonces qué es lo que se increpa respecto a las peores formas de  trabajo infantil a la luz de la jurisprudencia de los organismos multilaterales y de la legislación en infancia a nivel gubernamental, verificando  si existe una armonización y estandarización de posturas, o si en su lugar ocurren disimilitudes de principios e inocuidades legislativas de alguna de dichas instancia, lo cual demanda un análisis comparativo que forma parte de esta investigación.

Sobre el tema, es oportuno un análisis desde la perspectiva de la  aplicación social, al ser las peores formas de trabajo infantil  un aspecto  que  incumbe al tejido social,  se revela la disparidad entre la teoría –lo jurisprudencial-  y la práctica – la aplicación-, lo cual nos plantea un problema aún mayor : una tradición cultural avivada por fenómenos como la pobreza y las difíciles condiciones de vida que validan ciertas prácticas de trabajo infantil, y la jurisprudencia de una organización multilateral que estipula lo considerado como  peores formas de trabajo infantil. Por  lo tanto, saber si determinadas prácticas son sancionadas o avaladas  por instancias multilaterales y nacionales es parte de la tarea de este análisis.

En este caso, se analizará  la jurisprudencia sobre abolición de las peores formas de trabajo infantil de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de su aplicabilidad en el contexto colombiano, y desde lo estipulado por la legislación de infancia en Colombia y por la aplicación que en la sociedad colombiana se hace de tal legislación, fuere sólo de manera parcial, es pues el propósito de ser dilucidado.

 

 

 

CONTENIDO

 

Título 1

Generalidades sobre legislación de trabajo infantil

 

Título 2

Situación en Colombia hoy del trabajo infantil 

Título 3

Análisis comparativo entre  la jurisprudencia internacional de la OIT y la jurisprudencia colombiana sobre el trabajo infantil

 

Título 4

Aplicación,  análisis pericial del testimonio de los niños

 

Título 5

Conclusiones

Título 6

Bibliografía

 

  1. GENERALIDADES SOBRE LEGISLACIÓN DEL TRABAJO INFANTIL

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) celebró el 12 de junio del año 2002 el primer “Día Mundial contra el Trabajo Infantil”. Se considera que en el mundo existen 246 millones de niños de entre 5 y 17 años que integran un cúmulo  de niños privados de una vida normal, ejerciendo trabajos que pueden balancearse en un delgado hilo entre lo que se considera como un apoyo asistencialista a niños que no tienen otro apoyo más que trabajar en labores “aceptables”; pero que involucran formas bien peligrosas y de alto riesgo laboral, exponiendo su integridad física y su salud por labores como la minería, o de servicio doméstico, en donde los niños son usados como fuerza laboral y no reciben las garantías legales,  y están en situación de vulnerabilidad.

Otra categoría de trabajo infantil repudiado por la sociedad corresponde a aquellas prácticas que atentan contra los derechos de la infancia y los derechos humanos, en  los que se incurre en casos como los de trabajos sexuales, trabajo forzoso, servidumbre por deudas, inserción en grupos ilegales y otros.

Los menores y su protección ha sido motivo constante de preocupación, y si bien se ha instaurado una legislación para la protección del menor de toda forma de explotación laboral, ha habido una inobservancia con respecto a la aplicación de estas leyes.

A nivel mundial se cuenta con diferentes organismos internacionales que aplican instrumentos jurídicos que definen los derechos laborales y del menor. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada y proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 proclama en un apartado la protección a la infancia; el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; Las convenciones de la Organización Internacional  del Trabajo y  La Convención de los Derechos del Niño , aprobado este último por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre 1989, son un instrumento jurídico con el que se solicita a los Estados firmantes a proteger a los niños contra todas las formas de explotación y abuso sexual.

Estos instrumentos jurídicos recogen como principio que la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad, y tiene derecho a recibir la protección de la sociedad y del Estado, como lo  refrenda la Constitución de Colombia, en donde se brinda un apartado especial a los derechos del menor, que incluye el tema de la protección a la vida, el derecho a la familia, a la salud, a la educación,  que  permitan garantizar la correcta formación y protección de los niños en nuestra sociedad.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ratifica en una serie de convenios lo relativo a los derechos del menor en todos los países del mundo, enunciando una serie de postulados aplicables sobre qué  es lo que la sociedad debe garantizar a la infancia para proteger sus derechos.  El Convenio No 182  de la  Organización Internacional del Trabajo (OIT) estipula las condiciones laborales que debe tener un menor. En el convenio, que tomó lugar en la conferencia general de la Organización Internacional del Trabajo congregada el primero de junio de 1999, se  instituye adoptar nuevos instrumentos para la eliminación de las peores formas de trabajo infantil; recomienda  la edad mínima de admisión al empleo, la eliminación de las prácticas de  esclavitud, la abolición de la venta y la trata de niños; la abolición de la servidumbre por deudas, de la condición de siervo  del trabajo forzoso u obligatorio, del reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en conflictos armados; también de la utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la prostitución, la producción de pornografía o actuaciones pornográficas; la utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la realización de actividades ilícitas como la producción y el tráfico de estupefacientes, y del trabajo que, por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo, es probable que dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños.

El Convenio número 182 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) instituye como principal prioridad en la erradicación de estas formas de explotación la cooperación y la asistencia internacional, para conducir a la eliminación efectiva de las peores formas de trabajo infantil, coadyuvada con la acción inmediata y general que tenga en cuenta la importancia de la su inserción social de los infantes, al mismo tiempo que se atienda a las necesidades de sus familias, para mitigar la pobreza, categorizada como principal causa de la explotación laboral infantil.

Este Convenio ratifica la adopción de  medidas  eficaces y con carácter de urgencia para la eliminación de las peores formas de trabajo infantil, tales como el trabajo que dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños. Éstos deberán ser determinados por la legislación de infancia de cada país,  por la legislación nacional o por la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de empleadores y de trabajadores interesadas, pero tomando en cuenta  las normas internacionales que rijan.

la Organización Internacional del Trabajo (OIT) insta a poner en práctica programas de acción para eliminar, como medida prioritaria, las peores formas de trabajo infantil. Dichos programas de acción deberán elaborarse y ponerse en práctica en consulta con las instituciones gubernamentales competentes y las organizaciones de empleadores y de trabajadores, tomando en consideración las opiniones de otros grupos interesados, según proceda.

Igualmente estipula que  todo miembro deberá adoptar cuantas medidas sean necesarias para garantizar la aplicación y el cumplimiento efectivos de las disposiciones por las que se dé efecto al presente Convenio, incluidos el establecimiento y la aplicación de sanciones penales.

A los niños en situación de peores formas de trabajo infantil prestárseles  la asistencia directa necesaria y adecuada para asegurar su rehabilitación e inserción social; asegurar a todos los niños que hayan sido librados de las peores formas de trabajo infantil el acceso a la enseñanza básica gratuita y, cuando sea posible y adecuado, a la formación profesional.

Todo miembro deberá designar la autoridad competente encargada de la aplicación de las disposiciones por las que se dé efecto al presente Convenio. Los Miembros deberán tomar medidas apropiadas para ayudarse recíprocamente, a fin de aplicar las disposiciones del presente Convenio, por medio de una mayor cooperación y/o asistencia internacionales, incluido el apoyo al desarrollo social y económico, los programas de erradicación de la pobreza y la educación universal.

En Colombia, la legislación colombiana considera los derechos de los niños  como de jerarquía superior, lo cual se declara en la Constitución de Colombia de 1991, en los derechos fundamentales de los niños.

La gran necesidad de instituir leyes más amplias sobre la protección de la infancia colombiana ante toda forma de explotación del trabajo infantil  se versa en el decreto  1547 del 17 mayo de  2005,  por el cual se promulga el Convenio 182 sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil y la acción inmediata para su erradicación.

El decreto 1547 no instituye la aplicación del convenio 182 de la  Organización Internacional del Trabajo (OIT)  sino hasta donde se llegue a un proceso que sea perfeccionado por el Gobierno mediante el canje de ratificaciones o el depósito de los instrumentos de ratificación, u otra formalidad equivalente.

Se aprueba el convenio 182 inicialmente mediante Ley 704 del 27 de noviembre de 2001 declarada exequible por  la Corte Constitucional, en sentencia C-535 del 16 de julio de 2002.  El Gobierno Nacional el 28 de enero de 2005 depositó ante el director general de la Oficina Internacional del Trabajo el instrumento de ratificación del "Convenio 182 que entra en vigor para Colombia de acuerdo a lo previsto en  el decreto número 1547 de 2005.

El Gobierno Colombiano declara la importancia del convenio y aplicación de este para lograr los fines previstos en el mismo, por lo tanto es confirmativo que existe una asimilación de la ley del convenio 182 en Colombia, mas ahora cabe preguntarse, ¿qué tanto esta armonizada esta ley  1547 con la legislación sobre  trabajo infantil en Colombia ?  ¿Qué nivel de aplicabilidad en el ámbito social  tiene esta  ley 1547 en Colombia?

La Legislación Colombiana prohíbe todo trabajo infantil realizado por personas cuya edad es inferior a los 14 años, o que no garantiza a los menores entre 14 y 18 años los derechos consagrados en la ley , según lo estipula el Código del Menor del decreto 2737 de 1989, artículo 230, donde se considera el tema de la explotación económica y laboral, especialmente:

 

 

 

 

  1. BIBLIOGRAFÍA

 

Banco Interamericano de Desarrollo (1998) “Violencia en América Latina y el Caribe: un marco de referencia para la acción”, Departamento de Desarrollo Sostenible, WashingtonDC.

Blanco, C. (1992), Marginalidad y Violencia, Instituto de Estudios Sociales Juan PabloII, Bogotá.

Organización Mundial Del Trabajo (1999), Convenio 182, Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, Ginebra

Sierra Rodríguez, Pedro Alberto(2009) La realidad del niño trabajador en Colombia y América latina; otra forma de maltrato. En:  Revista De Pediatría, Departamento de Pediatría Coordinador Servicio de Lactantes, Hospital de la Misericordia.